En el caso de los tubos LED, la diferencia más notable respecto a los tubos fluorescentes es que funcionan directamente a 230V, en contra de los modelos fluorescentes que requieren de componentes electrónicos externos (cebadores y balastos) para su funcionamiento. Con ello, antes de instalar un tubo LED en cualquier luminaria no adecuada para ello, hay que retirar estos componentes externos y conectar la luminaria, directamente, a la red eléctrica. Además, y evitando así el riesgo de electrocución, nuestros tubos LED reciben la alimentación por tan solo uno de los 2 extremos, quedando el otro a modo de sujeción exclusivamente, por lo que la alimentación debe ser dirigida a un único extremo de la luminaria.

El tubo LED, a través de diversas pegatinas, indica que extremo es el que debe recibir la alimentación y cual se encuentra anulado.

Una vez realizada esta modificación en la luminaria, los tubos LED estarán listos para ser enganchados en el casquillo y comenzar a funcionar.

Esquema de instalación directa

Conexión simple de un tubo de LED AS de LED ® 2

Manuales de instalación para tubos LED

Al igual que sucede con el resto de productos de iluminación LED, los tubos LED están fabricados en las mismas medidas estándar que los tubos fluorescentes: 60cm, 90cm, 120cm y 150cm, además de integrar el mismo casquillo de conexión (G13).

Descargar manuales

Conexión alternativa

Conexión con cebador tubo LED AS de LED ® 2

Si bien el procedimiento de conexión anterior es el más recomendado, existe otra posibilidad de modificación de luminaria para el uso de los tubos LED.

Consiste en conectar el tubo LED remplazando el cebador original de la luminaria por un cebador puenteado, el cual puede ser suministrado por AS de LED ®, quedando la luminaria tal y como se muestra en el esquema de la izquierda; si no dispones de un cebador puenteado, solicítalo gratuitamente al distribuidor a la hora de adquirir el tubo de LED.

¡Nunca instales el tubo LED sin haber anulado o remplazado el cebador convencional! Ello supondría la rotura total del tubo LED y, en consecuencia, la pérdida de garantía.